domingo, 20 de octubre de 2013

Diego Latorre se tapa nuevamente la nariz ante Boca Juniors en la Bombonera - abril 1999


- Domingo 18 de abril de 1999, Estadio Alberto José Armando. El defensivo y poco vistoso Boca del director técnico interino Carlos María García Cambón recibía al Racing Club de la dupla Humberto Maschio-Gustavo Costas por la fecha N°8 del Torneo Clausura de dicho año. Pero el foco de atención estuvo depositado en el polémico Diego Fernando Latorre. Sin dudas fue un día agitado para 'Gambeta'. Primero soportó el comité de bienvenida que lo esperó en el estacionamiento de la cancha de Boca. Bajó del micro de Racing y ni desvió la cabeza, para ver si esos hinchas que lo insultaban y le tiraban una botella de plástico eran los mismos que el año anterior lo aplaudían y coreaban. Se la veía venir y estaba preparado para todo.

Diego Latorre encabezando la salida del Racing Club al campo de juego

Durante los casi noventa minutos que estuvo en el verde césped soportó insultos, silbidos, cantitos de todo tipo, y fundamentalmente el tradicional olor aroma de la Bombonera. No hubo pelota que tocara que no estuviera acompañada por una reprobación inmediata. Pero Diego no fue ni más ni menos que lo que fue Racing. Básicamente nunca se pudo hacer cargo del partido. Boca Juniors ganaba 3 a 0 y supuestamente Latorre estaba preparado para todo, para casi todo... pero no se aguantó. Boca metió el cuarto y no se pudo resistir. Es cierto que mucha gente no lo vio porque estaba festejando el gol de Cagna. Es cierto que no corrió treinta metros gritándole a los hinchas como en febrero de ese año en Mar del Plata. Tan cierto como que se tapó la nariz otra vez.

Una imagen vale más que mil palabras: Diego Latorre tapándose la nariz en la Bombonera

Cuando terminó el partido Diego se fue de la cancha sin levantar la cabeza hacia la parcialidad local que continuaba con los insultos. Tampoco les prestó atención a los cinco hinchas xeneizes que mientras volvía del control antidoping decidieron cargarlo con un "fracasado, fracasado...". Es más, apenas salió del vestuario elogió a Boca: "Es el mejor equipo, pero no invencible. Se le puede ganar pero no jugando mal como lo hicimos nosotros". Los insultos reaparecieron y Latorre sólo dijo: "¿Gritos? Cuando juego no escucho nada", y salió disparado para el micro. ¿Qué quiso decir 'Gambeta' con eso de que al jugar no escuchaba nada? ¿Se debe a la concentración que mantiene un futbolista en cada partido o a que básicamente la hinchada de Boca es muda? Lo dejamos al buen criterio de cada uno de nuestros lectores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada